Cámaras ocultas en empresas: Sólo por detectives privados (II).

DURAO BARROSO, VAN ROMPUY Y REHN VISITAN RIGA PARA LA CELEBRACIÓN OFICIAL DE LA INTRODUCCIÓN DEL EUROEl Tribunal Supremo ha dictado una sentencia en la que aplica la doctrina del Tribunal Constitucional en la sentencia 29/2013, de 11 de febrero, confirmando la improcedencia del despido de una trabajadora y declarando que la empresa no puede utilizar como prueba de infracciones laborales las filmaciones realizadas a través del sistema de vídeo-vigilancia.

La trabajadora, cajera en un supermercado, fue despedida por no registrar la venta de diversos productos, conforme se observaba en las grabaciones del sistema de cámaras. El argumento del TS radica en que, pese a que el sistema de grabación estaba señalizado y el fichero registrado en la Agencia de Protección de Datos, no se había informado a los trabajadores del tratamiento de dichos datos con finalidades de control laboral y disciplinarias.

En noviembre de 2013 publicábamos un artículo sobre la sentencia de TC citada y las diferencias entre estas instalaciones y las realizadas por detectives privados legalmente habilitados. Mientras que las primeras basan su instalación en la prevención de delitos y tienen carácter permanente, las realizadas específicamente para la obtención de información y pruebas por detectives privados son temporales y justificadas por la existencia de sospechas previas y fundadas. Además y a diferencia de las primeras, en estas instalaciones no se requiere la notificación ni señalización del sistema. Así, la sentencia del mismo TC 186/2000 declara que en estos casos se dan los requisitos de razonabilidad, necesidad, idoneidad y proporcionalidad estricta y señala:

“el hecho de que la instalación del circuito
cerrado de televisión no fuera previamente
puesta en conocimiento del Comité de empresa
y de los trabajadores afectados (sin duda
por el justificado temor de la empresa de que
el conocimiento de la existencia del sistema
de filmación frustraría la finalidad apetecida)
carece de trascendencia desde la perspectiva
constitucional”

Estas instalaciones han sido también aceptadas por la Agencia de Protección de Datos, en expediente E/00778/2005.

La vídeo-grabación oculta es un método habitual en la investigación de deslealtades en la empresa en casos de apropiaciones indebidas, descubrimiento y revelación de secretos, sabotajes y otros. GRUPO HAS dispone de los medios y la experiencia necesarios en este tipo de actuaciones, que pone a disposición de sus clientes en la lucha contra el fraude.

GRUPO HAS

Acerca de GRUPO HAS S.A. - Inteligencia y Compliance

Somos un despacho de Investigación Privada especializados en suministrar información y pruebas a nuestros clientes, para la toma de decisiones, el soporte en litigios, la detección y prueba del fraude y el soporte en programas de compliance. Estamos habilitados com la TIP número 149.
Esta entrada fue publicada en Detectives, Fraude, Fuga de Información, Jurisprudencia, Litigation Support, Robos, Sabotaje, Videovigilancia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.